logo

Cronología de la Documentación Española

Versión 2019

2001-2003 - Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística (Fesabid)

Title:
2001-2003 - Federación Española de Sociedades de Archivística, Biblioteconomía, Documentación y Museística (Fesabid)
Year:
2001
Country:
Autonomous community:
Abstract:
Recuperación de la economía de la Federación. Preparación de las 8as Jornadas de Barcelona.
Contents:

In extremis, en la Asamblea del 1 de diciembre de 2001, Pedro Hípola-Ruiz (Asociación Andaluza de Documentalistas) presenta su candidatura a la presidencia de Fesabid, incluyendo dos personas para la junta directiva: José-Antonio Ontalba-Ruipérez (Col·legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya, como tesorero) e Isidro F. Aguillo-Caño (Sociedad Española de Documentación e Información Científica, como vocal). María-del-Valle Palma-Villalón se adhiere a la candidatura, esta vez como secretaria.

La nueva junta se denominada “Gestora” al no estar compuesta por presidentes de asociaciones, tal y como indicaban los estatutos. Al cabo de pocos meses, desaparece el cargo de vocal al renunciar Isidro F. Aguillo.

La junta decide llevar a cabo una esforzada política de contención de gastos y revitalización de la Federación. Una de sus primeras medidas fue posponer la celebración de las IX Jornadas a marzo de 2003 (finalmente tuvieron lugar en Madrid los días 14-15 de abril de 2005).

Así, por un lado, se planteó la búsqueda de una sede gratuita para Fesabid, intentando negociarlo con entidades como la Federación del Gremio de Editores, la Fundación Germán Sánchez Ruipérez o la Fundación Bertelsmann. Un año más tarde, esta opción acabará abandonándose al no obtenerse ningún fruto de las gestiones.

Por otra parte, se cambia de gerente por otra persona con un perfil menos economista y más documental. Se espera que el control contable lo lleve una asesoría y que la nueva gerente sea mejor conocedora de la profesión y del papel que para ésta puede jugar la Federación.

Finalmente, se pretende que con los beneficios resultantes de 2001 más los obtenidos por la política de austeridad económica se alcance un superávit que acabe repercutiendo en las asociaciones.

Todo ello lleva a que Fesabid vuelva a ganarse la confianza de sus miembros y, en esa línea, a que AVEI se reincorpore en junio de 2002. Sin embargo, un año más tarde, es Abadmex la que se la da de baja a causa de su disolución.

Mientras tanto, continúa la organización de las VIII Jornadas que, en esta edición, incluyen una nueva idea (importada de las últimas Jornades catalanes) que se acabará instaurando en los eventos de los profesionales de la información: la presentación de posters.

Al mismo tiempo, se decide que sea Madrid la sede de las siguientes IX Jornadas Españolas de Documentación (que se celebrarán en 2005), siendo Sedic quien colabore en su organización.

Otra línea de actuación que se abre ahora, muy importante en los siguientes años, es el desarrollo del convenio con el Centro Español de Derechos Reprográficos (Cedro), el cual financia, en este caso, una campaña conjunta de divulgación sobre propiedad intelectual y derechos de autor a partir de febrero de 2002.

Por último, se acuerda presentar el proyecto “Premios a bibliotecas para fomento a la lectura” a la Federación de Gremios de Editores. De ello se encargará una comisión compuesta por representantes de AAB, Asnabi y Cobdc.

2003 empezó con los buenos resultados económicos del año anterior y de las jornadas de Barcelona (donde asistieron unas 900 personas). Se decide entonces, para complementar la política económica, solicitar al Ministerio de Cultura la Declaración de Utilidad Pública para Fesabid, pero no se obtuvo.

La organización de Fesabid’2005 se pone en marcha y, ya desde el inicio, se proponen algunas novedades:
-la realización de un congreso virtual (antes y después de la edición presencial), pero luego fue descartado;
-ofrecer las jornadas como estructura “paraguas” de otros eventos profesionales ante el número, cada vez mayor, de éstos y el problema de dispersión y redundancia de contenidos.

Además, coincidiendo con el 15º aniversario de la Federación y el 25º de la celebración del primer Documat, se decide encargar a Tomàs Baiget la redacción de un pequeño libro sobre la historia de Fesabid. Este trabajo quedó parado en 2007 y no se presentó públicamente hasta 2017. Puede bajarse de la siguiente dirección: http://eprints.rclis.org/XXXXX/

En otro orden, la transposición de la directiva europea sobre derechos de autor supone, cada vez más, un enorme frente de batalla: la presión que el sector editorial está llevando a cabo ante el Ministerio ha desembocado en un borrador de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual desfavorable para las bibliotecas. Evidentemente, esto supondrá que el grupo BPI deba volcarse de lleno en negociaciones que durarían varios años.

Esta situación lleva a que la Asamblea se plantee llevar a cabo una política de mayor visibilidad social y mediática de la lucha que la Federación está llevando en este campo, y los intereses profesionales y sociales que eso conlleva.

A la vez, se firma un nuevo convenio con Cedro por el que éste subvenciona a las asociaciones la organización de actividades formativas relacionadas con los derechos de autor y, a cambio, se reserva el 50% de la docencia.

Es más, ahora las asociaciones también se podrán beneficiar del nuevo objetivo de la junta directiva: invertir dinero de Fesabid en la realización de actividades conjuntas, algo que puede ayudar a las asociaciones pequeñas que no disponen de presupuesto suficiente para, por ejemplo, tener una web propia.

Para rematar esta etapa, la Asamblea decide que se ponga por fin en marcha la secretaría del Comité 50 de Aenor (Asociación Española de Normalización y Certificación) tras permanecer años sin funcionar.

Por último, llega a la Federación una solicitud para colaborar en la redacción del Libro blanco del grado en información y documentación, que está llevando a cabo un grupo de investigación que reúne a todos los centros universitarios españoles donde se imparten estudios de biblioteconomía o documentación. En consecuencia, se crea una comisión para los planes de estudio de documentación, compuesta por profesionales (no por profesores) y coordinada por José-Antonio Ontalba-Ruipérez.

En cuanto a la participación internacional, en 2003 Vinyet Panyella-Balcells (directora de la Biblioteca de Catalunya) y Ana-María Peruchena-Zimmermann (presidenta de Abgra, Argentina) consiguen formar parte del Governing Board de la IFLA.

Author:
Tomàs Baiget
foto72.jpg
 Pedro Hípola-Ruiz, 7º presidente de Fesabid (2001-2005) (2 mandatos)
Este web utiliza tecnologías: MagicToolbox.