logo

Cronología de la Documentación Española

Versión 2019

Inicios de la teledocumentación en España - INTA y CIDC

Title:
Inicios de la teledocumentación en España - INTA y CIDC
Year:
1973
Country:
Autonomous community:
Abstract:
El acceso online a bases de datos bibliográficas (teledocumentación) se inició en España por dos vías: 1) la patrocinada por la Fundación para el Desarrollo de la Función Social de la Comunicaciones (Fundesco), instalando terminales Recon conectados a la Agencia Espacial Europea (ESA) en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), Torrejón de Ardoz (Madrid), y en el Consorci d'Informació i Documentació de Catalunya (CIDC), en Barcelona; y 2) la del Instituto de Información y Documentación en Ciencia y Tecnología (ICYT) --más tarde Cindoc- del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En esta nota se describe la primera.
Contents:

La instalación en España de 2 terminales Recon (Remote console) [1] -como se llamaba el sistema- para acceder online a bases de datos fue pionera en Europa, y se produjo gracias a la visión del jefe del Gabinete Técnico del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTAÁngel Barcala-Herreros (1924- 2012) que allí supo mover la pesada maquinaria burocrática, y --como se verá- gracias también a su providencial relación político-religiosa con Francisco Guijarro-Arrizabalaga dentro de la Asociación Católica de Propagandistas (de la que el segundo fue presidente entre 1953 y 1959).

En 1973 Barcala era representante del INTA en un comité de documentación de la European Space Research Organization (ESRO) [desde 1975 llamada European Space Agency (ESA)] y recibió la oferta de instalar gratuitamente [2] dos terminales Recon en España, siempre que el INTA se hiciera cargo de la línea telefónica. Ésta era muy cara, pues se trataba de una línea dedicada (permanente, punto a punto) entre la sede del ordenador (host) del Space Documentation Service de ESRO en Frascati (a 20 Km de Roma) y España. Entonces la línea tenía que dar un gran rodeo pasando por Suiza, Alemania (Darmstadt) y Francia (París).
Barcala [2] encontró el patrocinio ideal: su amigo Guijarro era el gerente de la Fundación para el Desarrollo de la Función Social de la Comunicaciones (Fundesco), quien accedió a pagar la línea.

El primer terminal Recon se instaló en noviembre de 1973 en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), Torrejón de Ardoz (Madrid), y el segundo en diciembre de 1973 en el Consorci d'Informació i Documentació de Catalunya (CIDC), en Barcelona -en su sede del 3er piso del Edificio del Reloj del recinto de la Escola Industrial-. Que el segundo terminal fuera a parar al CIDC no fue una casualidad: su gerente, Lluís Carreño-Piera tenía lazos familiares con Francisco Guijarro-Arrizabalaga.

En aquellos tiempos protohistóricos (1973-1980), las «estaciones terminales» Recon constaban de varios equipos, eran muy caras (300.000 pesetas, 19.732 € de 2017) y precisaban de aire acondicionado -lo que el documentalista encargado del servicio agradecía- y de mantenimiento trimestral a cargo de un técnico de ESA que venía expresamente desde Frascati. Trabajaban a la velocidad de 2.400 bits / segundo (bps), muy alta para aquella época. Los primeros teledocumentalistas fueron, en el INTA: Tomàs Baiget y Rafael Tarancón-Parrés, y en el CIDC Lluís Carreras-Díez. En 1980 Baiget se trasladó al CIDC para sustituir a Carreras.

Los primeros meses de funcionamiento de los terminales Recon fueron desastrosos debido a inexplicables cortes de línea, que daban un tiempo de trabajo útil de algo menos del 50%. Los cortes parecían producirse siempre entre París y Madrid, y al final se llegó a la conclusión de que se trataba de un boicot salvaje de la compañía telefónica francesa, aunque nunca pudo demostrarse. Las conexiones mejoraron completamente cuando Telefónica autorizó el uso del cable Pisa-Barcelona (que había sido tendido en 1969). Entonces el circuito era directo: Frascati-Barcelona-Madrid-Torrejón de Ardoz.

Más tarde, a partir de 1975, fue posible conectar a los distribuidores de bases de datos ascii a través de la red telefónica, lo que se llamaba conexión dial-up, aunque al principio sólo a 300 bps.

Los servicios de teledocumentación resultaban bastante caros: era normal que una búsqueda bibliográfica de 20 min con un resultado de 60 referencias con resumen, en 1985 costara del orden de 20.000 pesetas (unos 340 € de 2016).

Especialmente desde el CIDC se usó el sistema Sócrates para enseñar a distancia la realización de búsquedas retrospectivas en tiempo real, con casos prácticos reales, en bases de datos online. Los nuevos centros de teledocumentación interesados en usar el sistema contrataban un paquete de 50 consultas en  futuro.

Para difundir las novedades técnicas de los distribuidores de bases de datos (hosts) en el CIDC se publicaba la Rapi-Nota, un sencillo boletín fotocopiado y grapado, del cual se llegó a hacer una tirada de 120, y se enviaba a los servicios de teledocumentación de toda España.

Notas

[1]  El sistema de búsqueda Recon había sido cedido por la NASA a la ESA. El diseño lo había hecho en 1966 el psicólogo e informático Roger K. Summit (1930-) de la empresa Lockheed Missile and Space Co. (LMSC), en Palo Alto, California, por encargo de la NASA. En 1972 LMSC hizo una spin-off con el Recon creando un host o distribuidor de bases de datos llamado primeramente Lockheed Retrieval Service. En 1974 cambió el nombre a Dialog, y algunos han apuntado que la razón del cambio quizá fue el famoso escándalo de los sobornos que Lochkeed pagaba a políticos del extranjero para que le compraran aviones (Abadal, 1994, p. 126) . En 1988 Knight-Ridder compró Dialog por 353 millones US$, en 1993 compró Data-Star, en 1994 compró Infomart, y a los tres hosts juntos los rebautizó Knight-Ridder Information, Inc. (KRII).

Summit dirigió Dialog hasta su jubilación en 1991, justo antes de que la influencia de internet comenzara a producir beneficios progresivamente decrecientes en el mundo ascii. Market Analysis Information Databases (MAID) compró Dialog a KRII en 1997 por 420 mUS$. En 2000 Thomson Reuters compró Dialog a MAID por 500 mUS$ (otros dicen que sólo por 275 mUS$); y finalmente ProQuest lo compró en 2008 sin que se sepa el precio.

[2] El coste de la instalación y el mantenimiento lo asumió la propia ESRO, como parte de los "retornos" o beneficios que recibían los estados por el hecho de pagar las cuotas de miembros.

[3] Barcala, que fue quien decidió que el servicio de acceso online a bases de datos ascii se llamara de "teledocumentación", era una persona muy eficiente y con buenas dotes de relaciones públicas, que se erigía en "el organizador" de cualquier lugar donde se metiera, ya fuera la asociación de vecinos o la Facultad de Ingenieros Técnicos Aeronáuticos de la Universidad Politécnica de Madrid, de la que era profesor, y donde ahora tiene una placa y un aula dedicadas. Trabajó en el Comité 50 "Documentación" del Instituto de Racionalización y Normalización (Iranor) [organismo dependiente del CSIC que en 1986 fue sustituido por la Asociación Española de Normalización y Certificación (Aenor)], y junto con Emilia Currás-Puente (profesora de documentación química en la Universidad Autónoma de Madrid) fundó la Sociedad Española de Documentación e Información Científica (Sedic).

En el asunto de los terminales Recon, Barcala se adelantó a un intento de Javier Lasso-de-la-Vega Jiménez-Placer (1892-1990) -famoso documentalista también muy relacionado con Fundesco, donde ya en sus ochenta dirigió la biblioteca- de importar los terminales y crear una empresa para uno de sus hijos (¡qué desengaño de negocio habrían tenido de haberlo conseguido!).

Author:
Tomàs Baiget
foto109.jpg
En 1974 la teledocumentación era una tecnología punta. Demostración a los príncipes de España Juan Carlos de Borbón y Sofía de Grecia en el stand de Telefónica en el SIMO de 1974, Madrid. En la foto: Tomàs Baiget y Ángel Barcala-Herreros. Al fondo, mirando a un lado Luis-Alberto Petit, director del SIMO.
foto109-3.jpg
Tomàs Baiget, Ángel Barcala-Herreros, Juan Carlos de Borbón y Sofía de Grecia. Noviembre 1974, feria SIMO, Madrid
foto109-2.jpg
Francisco Guijarro-Arrizabalaga (1918-1998)
foto109-1.jpg
Lluís Carreño-Piera (1933-1996)
Este web utiliza tecnologías: MagicToolbox.